Follow by Email

miércoles, 29 de abril de 2009

OPINION


martes, 21 de abril de 2009
Modificado el viernes, 24 de abril de 2009

125 años de la Adoración Nocturna en Castellón


La noche del 5 de abril de 1884, en la iglesia de San Miguel, situada en la calle

de Enmedio, daba inicio en nuestra ciudad la primera vigilia de la Adoración Nocturna

cuya principal finalidad es la de adorar a Jesús presente en la Eucaristía y la de

reparar, en las horas de la noche, por los pecados de la humanidad.


Apenas habían transcurrido poco más de seis años, desde que en la Iglesia del convento de los Padres Capuchinos de San Antonio del Padro de Madrid se celebrase la primera vigilia de la Adoración Nocturna Española, cuando un grupo de fieles católicos, el cinco de abril de 1884 hacían su primera vigilia de adoración eucarística nocturna en la ciudad de castellón.
Tenemos pocos datos de esta fundación, ya que los archivos de nuestra sección desaparecieron en la persecución religiosa de 1936-1939.
Pertenecía entonces Castellón a la diócesis de Tortosa y desde allí el beato D. Domingo Sol impulsó la creación de secciones por toda la Diócesis. De nuestra fundación hemos podido concoer , que en la fecha citada de 1884 se hizo la primera vigilia en la Iglesia de san miguel, de la actual calle de Enmedio, siendo vicario D. Manuel Eixarde, al que los propios adoradores en escrito de 1892 lo consideran fundador de la obra, empezó con un sólo turno que dirigía Don Manuel eixarde, turno consagrado al Corazón de Jesús , ya posteriormente, sin que pueda precisarse la fecha, pero antes de 1892 existían también los turnos de San José dirigido por el prebístero Don joaquín Vázquez y el de San Miguel, dirigido por el prebístero Don Vicente Bueso . En junio de 1892 subsistían tres turnos todos dirigidos por el prebistero Don Juan de Dios Rubio y seguían velando en la citada Iglesia de San Miguel

texto extraído de la separata de la Vigilia de la Adoración Nocturna de Castellon




La noche del 25 de abril de este año en curso tuvo lugar la Vigilia Extraordinaria con motivo del 125 aniversario de la Adoración Nocturna de Castellón.
La celebración comenzó con la procesión de banderas que partía desde la iglesia de San Nicolás a la Iglesia de la Sagrada Familia, posteriormente se procedió a la celebración de vísperas y santa misa oficiada por el señor obispo de la diócesis de Castellon don Casimiro y quien estuvo asistido por doce sacerdotes.
Una Vez concluida la santa misa se realizó la oración de presentación de adoradores y la procesión con el Santísimo, dando lugar una vez concluido a la oración del 125 aniversario, preces expiatorias y completas.
Una vez finalizado el acto litúrgico se descubrió una placa conmemorativa de los 125 años de la fundación.
Desde aqui felicitar a los miembros de la adoración nocturna de Castellón por su magnifica labor, y quehacer, gracias por habernos hecho participes en la celebración.

GALERÍA DE FOTOS REALIZADAS POR DON JOSÉ PASCUAL CABEDO, ADORADOR NOCTURNO DE LA SECCIÓN DE VILA-REAL:
este es el listado de las fotos que acontinuación se pueden ver

PROCESIÓN DE BANDERAS DESDE LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS A LA PARROQUIA DE LA SAGRADA FAMILIA

ANFE

SANTA MISA

PROCESIÓN CON EL SANTÍSIMO

SANTÍSIMO BAJO PALIO

ENTRADA A LA IGLESIA

EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO

EL PRESIDENTE DE LA ANE DE CASTELLÓN DESCUBRIENDO LA PLACA CONMEMORATIVA

EL OBISPO




















.


MusicPlaylist
MySpace Music Playlist at MixPod.com

sábado, 25 de abril de 2009





ESTOS SON NUESTROS HERMANOS ADORADORES DE SANTIAGO DE CHILE, Y TODOS NOSOTROS TENEMOS UN VÍNCULO EN COMÚN LA ADORACIÓN A JESÚS SACRAMENTADO

miércoles, 8 de abril de 2009

El Viernes Santo es el día de la pasión y muerte del Señor. Es también día de ayuno como signo exterior de nuestra participación en su sacrificio.
En este día no hay celebración eucarística, pero tenemos la acción litúrgica después de medio día para conmemorar la pasión y la muerte de Cristo. Cristo se manifiesta como el Siervo de Dios anunciado por los profetas, el Cordero que se sacrifica por la salvación de todos.
El viacrusis es el camino de la cruz, el recorrido que hace Jesús coronado de espinas, cargando el madero donde será inmolado, hacia la cima del monte del Calvario. En ese recorrido Jesús recibe los azotes e insultos de los guardias,
cae exhausto en tres ocasiones y vive además el inmenso dolor de su madre, María, y de María Magdalena. Las catorce estaciones del viacrusis simbolizan para los cristianos el camino de dolor que lleva a la resurrección del espíritu.
El Sábado Santo es el día de la sepultura de Jesús y de su descenso al lugar de los muertos, es decir, de su extremo anonadamiento para liberar a los que moraban en el reino de la muerte.
Este es el día de espera litúrgica por excelencia, de espera silenciosa junto al sepulcro: el altar está desnudo, las luces apagadas; pero se respira un ambiente de fervorosa espera
La Resurrección de Jesús es un hecho histórico, cuyas pruebas son el sepulcro vacío y las numerosas apariciones de Jesucristo a sus apóstoles.
Cuando celebramos la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación. Celebramos la derrota del pecado y de la muerte.
El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos.
Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Reino. En la Misa dominical se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión.
www.sanpablo.com.co/BancoMedios/Sonido/liturgia.ppt



El jueves, el viernes y el sábado santos, o triduo pascual, simbolizan el cambio del mundo viejo al nuevo. Son los días de renovación a través de la pasión y muerte de Jesús. Estos días son de liturgias especiales y no se ofrecen misas personales de ningún tipo.


En estos días se recuerda la Última Cena de Jesús, con sus 12 discípulos; la traición de Judas, que entregó a Jesucristo para que fuera sentenciado y condenado a muerte; el Viacrusis y la Crucifixión.



El Jueves Santo abre el Triduo pascual con la Misa Vespertina. Así como la Cena del Señor marcó el inicio de la pasión, mientras Jesús se encaminaba a la donación de su vida en sacrificio expiatorio para la salvación del mundo, estableció su mediación objetiva en el rito convivial de la nueva alianza, y relevó su inmensa caridad, que es la base de su pasión y de su muerte.
La Eucaristía, símbolo y fuente de caridad, sugiere una respuesta de amor agradecido mediante la Adoración del Santísimo Sacramento (en el lugar de la reserva solemne).